Scroll to Top

Amigo turista, la hoja de reclamaciones no es el paño de sus frustraciones vacacionales

By Jann Vasquez Fernandez / Published on viernes, 27 Jul 2018 21:05 PM / Comentarios desactivados en Amigo turista, la hoja de reclamaciones no es el paño de sus frustraciones vacacionales / 174 views
Compartir esta publicación en tus redes sociales...
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter

En lo que va de verano, me sorprende el auge de las reclamaciones, parece una grotesca tendencia que por esta temporada, nos arropa haciéndonos parecer cada vez más, el clásico gilipollas de turno.

¿Reclamar o no reclamar? Claro que si! estimado turista es un derecho e incluso casi un deber no solo para el mejoramiento y la seguridad de nosotros mismos, si no también, para interés del propio empresario dueño del establecimiento.

Lo primero que debemos saber para pedir la hoja de reclamaciones es saber que es y como funciona.

El derecho de reclamar

Los consumidores tienen el derecho de reclamar por aquello que consideran que no se les ha dado, por eso cuando se da el caso comienza un proceso que se inicia con la hoja de reclamaciones y puede llegar a acabar en un juzgado.  La hoja de reclamaciones recopila los hechos para poder ejercer este derecho de reclamación. Posteriormente se entrega  el impreso correspondiente de manera presencial, telemática o por correo a la Oficina Municipal de Información del Consumidor.

Pero el problema comienza por llamarle de alguna forma, cuando este “derecho”  toma trasfondos para liberar emociones y/o traumas personales. De modo que me he tomado la molestia de nombrar o enumerar las razones por las que hemos pasado de “reclamar por un servicio” a “necesito que alguien me escuche” o “necesito escapar de mi realidad”  Así que comencemos…

1. La hoja de reclamaciones no es el comodín de escape a tu desgraciada vida.  Por alguna razón que desconozco algunas personas han pedido la hoja de reclamación porque no se les ha atendido, pero claro!  justo en los restaurantes o negocios mas llenos y sobre saturados.  Si no te atienden pues ve a otro lado, se obvia la saturación del negocio en ese momento.

 

2.  La hoja de reclamaciones y el matrimonio que va de vacaciones.  Es sin  duda un clásico que perdura en el tiempo. algunas veces se ha vuelto costumbre aquel golpe seco en la mesa en donde el o ella piden efusivamente la hoja de reclamaciones como recurso final a su discusión marital.

3. Los camareros no viajan a la velocidad de la luz. Se consecuente, si un camarero en verano no te atiende de forma rapida, tomate un respiro, un “break” al final de cuentas estas de vacaciones.

4. El camarero no es un robot, también se equivoca. Esto es algo esencial en tus vacaciones de verano, no te enfades ni hagas una reclamación porque el café de maquina, semi-desnatado, con leche del tiempo  en taza de desayuno, llega un  con sobre menos de azúcar.

5. Los derechos feministas y la hoja de reclamaciones. Por raro que parezca hace días viví una experiencia subrealista, donde una chica pedía la hoja de reclamaciones en la barra del restaurante porque no podía besar efusiva y lascivamente a su pareja del mismo sexo. y le indicaron que en el restaurante habían niños.

Para terminar considero que la hoja de reclamaciones o el derecho de reclamar, es un derecho que debemos proteger de forma coherente, con un pleno sentido de la ubicación, donde no siempre recurrir a este derecho sea la justificación a la intolerancia.  Tenga en cuenta también, que si por el contrario hubiere un libro de descargos contra los clientes “tiquismiquis” ya te digo yo que los restaurantes parecerian la biblioteca de alejandria.

 

Marketing & Gastromarketing. Posicionamiento web y redes sociales. Ayudo a pequeñas y medianas empresas a desarrollar estrategias publicitarias, integrandoles en las nuevas tecnologías virtuales para sumarse a la demanda actual del mercado. No dudes en consultarme! ;